EUDR y la industria forestal europea: el chopo como una alternativa eficiente

Equipo ProPopulus

Con la entrada en vigor del nuevo Reglamento de la Unión Europea sobre Deforestación (EUDR por sus siglas en inglés) el 29 de junio de 2023, la Unión Europea (UE) ha dado un gran paso hacia la contribución activa a la preservación de las masas forestales a nivel mundial.

La nueva regulación del EUDR, publicada el 9 de junio en el Diario Oficial de la UE, tiene como objetivo minimizar la contribución de la UE a la deforestación global y la degradación forestal al promover prácticas sostenibles en las cadenas de suministro. Es un paso fundamental para reducir la huella ecológica de la UE y contribuir a la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad a nivel mundial, en el marco del Pacto Verde Europeo.

Este nuevo reglamento, que sustituye el Reglamento de la UE relativo a la madera (EUTR), será aplicable a los 18 meses (a partir del 30 de diciembre de 2024) para grandes empresas y a los 24 meses (30 de junio de 2025) para pymes y micropymes. Así, el EUTR quedará derogado a partir del 30 de diciembre de 2024 y se establecerá una exención para la madera y los productos derivados producidos antes del 29 de junio de 2023 y comercializados a partir del 30 de diciembre de 2024.

Objetivos del EUDR

El objetivo principal del EUDR es evitar la deforestación o degradación forestal al reducir la posibilidad de importar productos que contribuyan a ello. En comparación con el EUTR, la nueva regulación amplía su alcance para incluir sectores como la soja, la carne de res, el aceite de palma, la madera, el cacao, el café y el caucho, así como sus derivados.

El EUDR establece obligaciones de diligencia debida para las empresas que producen, procesan y comercializan estos productos, con el fin de minimizar el riesgo y demostrar que no provienen de áreas taladas ilegalmente ni han contribuido a la degradación forestal.

Además, el EUDR amplía la lista de productos afectados para incluir, entre otros, muebles de madera, libros impresos o carbón (la lista completa de productos relevantes se puede encontrar en el Anexo I del Reglamento). Esto implica que las empresas deben cumplir con rigurosas obligaciones de diligencia debida, verificando el origen sostenible de los productos.

En este contexto, se reconoce que los sistemas de certificación voluntaria como PEFC, FSC u otros promueven buenas prácticas, facilitando la evaluación de riesgos de los suministros. Sin embargo, la existencia de la certificación no hace que el producto cumpla con el EUDR y no exime a las empresas de llevar a cabo la diligencia debida.

Diferencias principales entre el EUDR y el EUTR

  • El EUTR es reemplazado por el EUDR, que abarca una gama más amplia de productos, incluyendo madera, soja, cacao, café, carne de res, aceite de palma y algunos productos derivados.
  • Los operadores ahora compartirán responsabilidades de diligencia debida con los grandes comerciantes de productos más abajo en la cadena de suministro.
  • Se espera que los operadores proporcionen datos de geolocalización para rastrear los productos hasta su origen.
  • Los operadores deberán ampliar el alcance de su diligencia debida para incluir la legislación en el país de producción, cubriendo la gestión forestal sostenible, los derechos de terceros, el trabajo y los derechos humanos, así como regulaciones fiscales, anticorrupción, comercio y aduanas relevantes.

El papel clave del chopo europeo

Sin duda, el nuevo marco normativo plantea desafíos para la industria forestal de la UE. Un escenario en el que el chopo europeo destaca como una fuente confiable de madera en cumplimiento con las regulaciones. Actualmente, existen alrededor de 450,000 hectáreas de bosques y plantaciones de chopos en la UE, concentradas principalmente en países mediterráneos como Francia, España e Italia.

Estos bosques y plantaciones se gestionan de manera sostenible y proporcionan un recurso local esencial para la industria. Además, el cultivo de chopos también contribuye de manera positiva a las economías locales generando empleo y beneficiando al desarrollo rural. El chopo es una opción de producción de materia prima local, eficiente y sostenible.

Una buena estrategia

Invertir en la renovación de bosques y plantaciones de chopos europeos, para asegurar que se mantengan prácticas sostenibles de cultivo de chopos, se está perfilando como una estrategia clave para alcanzar los objetivos de la Unión Europea y garantizar el cumplimiento de los requisitos de la nueva regulación en toda la cadena de suministro.

De actualidad

Tags

Categories