Construir con chopo es una realidad

Equipo ProPopulus

Dos países mediterráneos, Italia y España, están a la vanguardia del uso del chopo para la industria de la construcción en Europa.

En Italia, el sistema PoplyHouse, que utiliza contrachapado de chopo para el diseño y la construcción de edificios completos, así como para estructuras de viviendas y diseños interiores y exteriores, recibió el Premio a la Sostenibilidad 2021 de la Agencia para la Energía y el Desarrollo Sostenible (Agencia por l’Energia e lo Sviluppo Sostenibile ”(AESS)).

Imagen de PoplyHouse

En España, se construirá un edificio de demostración con elementos estructurales de madera laminada de chopo, en la provincia de Granada. Este edificio, el primero de estas características en España, forma parte del proyecto LIFE Wood for Future, que ha obtenido financiación del Programa LIFE de la Unión Europea.

El sistema italiano para construir con chopo

El sistema italiano es “una tecnología verde basada en un nuevo concepto de juntas secas y sistemas de enclavamiento, que garantiza una construcción rápida, obras limpias y márgenes de personalización muy amplios”, según su sitio web.

Los edificios de PoplyHouse están completamente construidos con madera de chopo procedente de choperas italianas gestionadas de forma sostenible. Es un sistema modular, inspirado en la arquitectura tradicional japonesa, que cumple con los criterios de seguridad estructural antisísmica, utiliza aislamiento térmico y acústico natural, y es ligero y fácil de transportar.

El edificio proyectado en España

El edificio que se levantará en Granada utilizará madera de chopo de Fuente Vaqueros. El estudio Bonsái Arquitectos está trabajando en el anteproyecto, que utilizará vigas de chopo laminado de hasta seis metros de largo.

En el marco de las actividades del Proyecto Madera COMPOP, el Grupo IDIE (Investigación y Desarrollo en Ingeniería de Edificación) y los Departamentos de Construcciones Arquitectónicas, Física Aplicada y Estructuras Mecánicas de ETS de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Granada han desarrollado largas vigas laminadas de chopo encoladas con tejidos de fibra de carbono incrustados entre tablas de madera.

Las choperas absorben grandes cantidades de CO2 y gases contaminantes del tráfico urbano y crean un microclima más fresco y húmedo. En el caso del chopo de Fuente Vaqueros, «Toda la biomasa del bosquecillo representa una fijación de 440 toneladas de carbono, lo que equivale a las emisiones de unos 200 coches en un año (11.000 km cada uno)», explicó Antolino Gallego. Catedrático de Física Aplicada de la ETS Ingeniería de Edificación de la Universidad de Granada y coordinador del proyecto.

De actualidad

Tags

Categories