Construyendo el futuro con madera

Aunque la madera no es ajena a la industria de la construcción, en el último siglo se ha limitado a edificios residenciales y de baja altura. Durante más de 100 años, el acero y el hormigón han sido los principales materiales estructurales de los edificios, pero de forma lenta pero constante esto parece estar cambiando a medida que nuevos edificios altos de madera se construyen por todas partes y así, en el futuro cercano, se vislumbra una gran cantidad de rascacielos de madera en todo el mundo. En Europa, por ejemplo, el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH) publicó recientemente el estudio Madera Alta: una auditoría global sobre torres construidas, en construcción y proyectadas. El informe encontró que 21 edificios de madera con una altura de más de 50 metros se terminarán en 2019.

Impulsada por la demanda de edificios más verdes con una menor huella de carbono a pesar de un mayor costo de los materiales, así como por los recientes avances en las capacidades tecnológicas de la madera, esta nueva tendencia ha ido ganando terreno en los últimos años y en países como Canadá, los edificios altos de madera están cambiando el skyline de las ciudades. Según CTV News, “se coge velocidad para reducir la fuerte huella de carbono del hormigón y el acero en la construcción a medida que crece la urgencia por combatir el cambio climático”. A nivel internacional, también se avanza hacia un entorno más ecológico, definido como «el espacio creado por el hombre en el que las personas viven, trabajan y se recrean en el día a día». Como muestra, una serie de las revisiones al Código Internacional de Construcción establecen que la madera, incluido un nuevo material de construcción de madera fortalecida llamado «madera en masa», puede usarse de manera segura como la estructura de soporte principal en edificios de hasta 18 pisos.

El arquitecto Michael Green, director de Michael Green Architecture con sede en Vancouver, quien hace seis años demandó una era global de rascacielos con estructura de madera en una conferencia del TED, dice que “para mí, todo vuelve a la historia del carbono. Todo vuelve a elegir las energías renovables para construir nuestras ciudades”. Michael Green Architecture es el estudio que diseñó el edificio Baobab de 35 pisos de altura para París, el edificio proyectado más alto del mundo hasta el momento, cuya finalización está programada para 2019. Se realizará con una estructura de acero y madera híbrida.

El profesor Dr. Abi Aghayere, del Colegio de Ingeniería de Drexel, explica que los avances tecnológicos en la construcción de madera pesada también han ayudado a alentar a los arquitectos y constructores a adoptar la madera como un material renovable más sostenible y ecológicamente adecuado para la construcción. “El mayor desarrollo en la construcción de madera pesada es la “ madera en masa ”o, para ser específico, un producto llamado madera laminada cruzada (CLT), que ha permitido que la madera se use para edificios más altos porque es muy eficaz para resistir el fuego en comparación con la madera estándar ”.

¿Qué es la madera laminada cruzada?

Fue desarrollada en Alemania y Austria y se ha utilizado en Europa desde la década de 1990. Ya se ha utilizado con éxito en Europa y Canadá para edificios de hasta 14 a 18 pisos.

El profesor Abi Aghayere explica que la CLT consiste en capas apiladas de madera típicamente de bajo grado, pegadas entre sí para formar un material sólido, con capas adyacentes orientadas perpendicularmente entre sí. “Una 3-ply CLT tiene tres capas y una 5-ply CLT tiene 5 capas. La CLT tiene una gran capacidad de carga cuando se usa en paneles de pared y losas de piso y se contrae menos que la madera aserrada utilizada en la construcción de marcos de luz”.

Señala que “una de las ventajas de la CLT sobre la madera aserrada es que no pierde su fuerza durante un incendio. La CLT desarrolla una capa de carbón en el exterior que protege las partes internas de la parte de la madera CLT que soporta la carga. También es más resistente en una gama más amplia de entornos porque no experimenta la misma magnitud de contracción que la madera aserrada. En edificios altos, la CLT se usa tanto para losas de piso como para techo y paneles de pared; los paneles de pared CLT soportan las cargas de gravedad de los pisos y las losas del techo. También son lo suficientemente fuertes como para ser usados ​​para resistir las fuerzas laterales u horizontales del viento y los terremotos”.

Por otro lado, continúa el profesor Abi Aghayere, “el hecho de que las estructuras de madera también tengan una huella de carbono comparativamente más pequeña que las estructuras de hormigón o acero es un beneficio que podría haber sido un factor en las consideraciones del Consejo del Código Internacional. Algunas estimaciones sitúan la huella de carbono de un edificio de madera típico en aproximadamente el 25 al 40 por ciento de la huella de carbono de las estructuras de acero u hormigón. Y dado que la CLT está hecha de piezas de madera aserrada, que no necesariamente tienen que ser de la más alta calidad o el mayor grado de estrés, su uso no aumenta la demanda de madera de crecimiento lento. Ha habido algunas investigaciones sobre el uso de madera aserrada de bajo grado para los miembros de CLT. Por lo tanto, la CLT podría permitir el uso de una variedad más amplia de especies de madera y grados de estrés».

Creciente demanda de madera por parte de la industria de la construcción

A medida que la madera vuelve a estar de moda en el sector de la construcción, se espera que la demanda de madera respetuosa con el medio ambiente crezca hasta un 15% en la próxima década. El Mercado de Madera Laminada Cruzada (CLT): Análisis Global de la Industria, Tamaño, Participación, Crecimiento, Tendencias y Pronóstico 2017 – 2025 pronostica un crecimiento notable para la madera utilizada desde unidades residenciales hasta edificios gubernamentales.

Como afirma el presidente de ProPopulus, Pedro Garnica, «el papel de la industria de la madera en la búsqueda de un entorno construido más sostenible es esencial. Podemos proporcionar sustitutos a los materiales no renovables no solo para la industria de la construcción sino en una serie de negocios». Pero, señala, «hay una paradoja que debemos resolver: aunque los estudios muestran que la demanda de madera aumentará en un futuro cercano, en lo que respecta a la populicultura, la falta de una regulación europea común para nuestra actividad está causando que las plantaciones de chopos en Europa disminuyan de manera alarmante. El chopo es uno de los árboles más eficientes en términos de sostenibilidad, ya que una hectárea de chopos captura 11 toneladas de CO2 cada año y también tiene un rápido ciclo de crecimiento». Exige una norma europea clara y común que abra el camino a los productores y a las plantaciones gestionadas de forma sostenible en la UE para satisfacer la futura demanda de productos de madera.